"Héroe" no es la palabra adecuada, pero es la primera palabra que viene a la mente.

"Aquella era la clase de orgullo y seguridad en sí mismo que el niño quería tener. Algún día.
Si fuera él el que saliese en aquellas fotos con el mono, las miraría todos los días y pensaría: Si puedo hacer esto, puedo hacer cualquier cosa. No importa a qué más te enfrentes, si puedes sonreír y reírte mientras un mono te mete cacahuetes en un sótano húmedo de cemento con alguien sacando fotos, bueno, cualquier otra situación será pan comido.
Hasta el infierno.
Cada vez más, para el niño estúpido, esa era la idea....
Que si había bastante gente mirándote, nunca más ibas a necesitar la atención de nadie.
Que si un día te desenmascaraban y quedabas lo bastante expuesto, nunca más ibas a poder esconderte. No habría diferencia entre tu vida pública y tu vida privada.
Que si uno adquiría bastantes cosas, si lograba bastantes cosas, ya nunca querría poseer o conseguir nada más.
Que si uno podía comer o dormir lo bastante ya nunca necesitaría más.
Que si te quería bastante gente, nunca más necesitarías amor.
Que alguna vez se podía ser lo bastante listo.
Que algún día se podía conseguir suficiente sexo.
Que la tortura es tortura y la humillación es humillación solamente si uno elige sufrir."

-Asfixia, Chuck Palahniuk.

Dedicado a Lobo.


Yo, por mi parte, ya he vuelto de la Platja y estoy feliz porque esta mañana he descubierto una nueva tienda vintage escondida en Hernán Cortés y he conseguido una falda, una camiseta, un cinturón y unas Green Coast a cuadros en menos de tres horas. Para que luego digan que lo material no da la felicidad. Háh.
Por cierto, feliz vuelta al infierno :)

One Response so far.

Leave a Reply

¡Muchísimas gracias!