Imagenes sueltas del final de la linea.

Hoy he visto una imagen muy bonita en el bus y creo que es una de las que voy a guardar como fin de año, junto a besos y abrazos y ese tipo de cosas que se suelen guardar cuando se acaban los años y te pones sentimental. 
A unos pocos metros de mí había un hombre sentado en el asiento al lado de la ventanilla de la izquierda. Era un hombre no muy mayor pero bastante grande, con pinta de recio y mirada dura, anorak gris, vaqueros y botas, pelo corto, piel cetrina y cascos en los oídos. Tenía unas manos enormes entre las que sujetaba un móvil táctil al que estaban enganchados los auriculares, y lo miraba con mucha atención, encogiéndose sobre sí mismo como si quisiese evitar que los de alrededor pudiésemos ver lo que él observaba. Pero como yo estaba a su espalda lo he podido descubrir: era la foto de una chica. Aquél hombre enorme y tosco se retraía durante minutos y minutos escuchando música y mirando la foto de esa chica, moviendo la imagen ampliada con sus enormes dedos para recorrerla al detalle. Parecía la Bestia protegiendo a Bella entre sus garras. Un amante antiguo enamorado de un camafeo. Me ha emocionado bastante más que las 125 páginas del Werther. Me ha gustado incluso más que la niña de hace unos días que lamía el vaho de la ventanilla.

Siempre he tenido una especie de superstición muy tonta por la cual el día de fin de año es una especie de resumen de todo lo que va a acontecer en el siguiente, es decir, que depende de lo que haga hoy sería en plan resumido lo que haré inconscientemente a lo largo de todo el año que queda por empezar. Sí, es bastante más estúpido que ponerse ropa interior roja. Además, hoy lo he ido pensando por la calle y no tiene sentido creer que un año entero va a estar condicionado por lo que haga el día de antes, si no soy capaz de acordarme ni de lo que hice anteayer. Por muchos esfuerzos que haga, no sé si mi 2011 se pareció en algo al 31 de diciembre del 2010. Así que este año paso, y acabe como acabe y empiece como empiece mientras no explote el mundo yo estoy contenta. Y con un poco de suerte podremos ver amanecer.


En resumen, que acabéis genial 2011 y empecéis igual 2012 (sólo hay un minuto entre uno y otro, así que no es muy complicado). ¡Nos vemos el año que viene!





3 Responses so far.

  1. Que escena más bonita la del hombre :)
    ¡¡Feliz Año Nuevo!!

  2. STYLEBARO says:

    Oye, un texto impresionante

Leave a Reply

¡Muchísimas gracias!