Los ultimos cuarenta minutos del domingo.


23:19 Los domingos son ya de por sí días tristes, enmarañados. Días de pies helados y sudadera y mayas debajo del nórdico. Días en los que se fuman los últimos minutos como si fuesen un cigarrillo, impacientemente, intentando retenerlos en la boca y no expulsar el humo. Días de otoño y té con miel. Días de recuerdos que se esconden entre los libros de las estanterías como bocanadas de polvo antiguo. De soles que no calientan, de carreras en bici que hacen volar el flequillo y las ideas.

23:23 Los domingos son días de quedarse en casa pero hoy mi casa no era decididamente mi casa; mi casa estaba un poco más lejos así que he tenido que salir de casa para conseguir volver a casa por el camino correcto. Mejor dicho, para que me llevasen a casa por el camino correcto, montada en la grupa de un lobo que nunca me ha dejado perderme por el bosque de mis marañas. 

23:25 Hoy mi casa eran el expreso de máquina, las galletas de chocolate con nata, el sofá-cama y el proyector convirtiendo la pared en cine. Entre otras cosas. Hoy mi cama no era mía y mis ojos tampoco. 

23:36 En fin, los domingos son días naranjas como la sección de mi carpeta donde guardo los apuntes de Latín. Los domingos son días que se cierran en sí mismos y se enroscan como una serpiente asustada. Si hay un día que me gusta menos que el lunes, ese es el domingo. El domingo es el preludio de algo que no quieres comenzar y sus últimos minutos se apuran resignadamente, pensando ya en el tazón de café con leche que te levantará a las seis horas de la cama calentita y te lanzará a la calle a pelear.


3 Responses so far.

  1. gato says:

    Minutado melancólicamente descriptivo de un epílogo tantas veces vivido.
    Pero yo me apuntaría, sin dudarlo, a que todos esos minutos trascurrieran frente a unos ojos capaces de albergar mundos. :)

  2. Anónimo says:

    Amén. Creo que no se podría haber descrito mejor lo que supone un domingo.

  3. Los domingos son una mierda. Pues eso, que no ando con ganas de dar más palabreo.

    Saludos!

Leave a Reply

¡Muchísimas gracias!